miércoles, 12 de mayo de 2010

EL SIDA Y LAS ENFERMEDADES ENDÉMICAS

Tras analizar la lista de países en conflicto armado y los recursos minerales que éstos poseen, encontramos el famoso Informe Kissinger o Informe NSSM 200. Como recordaréis se trataba de
Un extenso análisis de la situación demográfica mundial y soluciones para la estabilidad de los intereses de Estados Unidos relacionados con los recursos naturales que alimentaban las industrias norteamericanas.
Dichas soluciones pasaban por el hambre, las guerras y las enfermedades .

Evidentemente, la búsqueda de información fue enlazando de forma natural con el encuentro de noticias relativas al interés por crear conflictos bélicos en algunas áreas del planeta, las hambrunas y, cómo no, a la aparición de epidemias de nuevas enfermedades incurables y de rápida expansión: el SIDA.

Cuando el profesor Jacob Segal, antiguo director del Instituto Biológico de Berlín, inició sus investigaciones sobre el sida, no podía imaginar que sus trabajos le conducirían a abrir la puerta de una de las páginas más vergonzosas de la historia secreta de nuestro tiempo.
Sus primeras sospechas comenzaron a aflorar cuando descubrió la increíble semejanza entre el VIH -virus causante de la enfermedad- y otras dos especies víricas: el VISNA, una patología cerebral del ganado ovino que no se contagia al ser humano, y el HTLV-I, una forma de leucemia que ataca a las células T y raramente resulta fatal.

El genoma del VIH es idéntico al del visna, mucho más parecido a éste que a cualquier otro retrovirus conocido, y el tres por ciento diferente corresponde con total exactitud a un fragmento del código genético del HTLV-I.

Las implicaciones de este descubrimiento comenzaron a espantar al profesor Segal. Tal grado de semejanza resultaba imposible como fruto de un proceso natural de evolución y mutación.

La única explicación posible a este fenómeno es que alguien hubiera producido un híbrido de estos dos virus mediante ingeniería genética.

El potencial destructivo del VIH podría haber sido incluso previsto por sus hipotéticos creadores, ya que su patología combina los efectos complementarios de ambas enfermedades. Los pacientes que no fallecen a causa de la deficiencia inmunológica provocada por el virus terminan presentando el mismo tipo de deterioro orgánico que las ovejas infectadas por el visna.

El profesor Segal debió de acercarse mucho a la verdad ya que -según la información publicada por el diario británico Sunday Express- dos funcionarios de la embajada estadounidense visitaron al científico en su domicilio para interrogarle sobre lo que sabía y pensaba de la enfermedad. Uno de ellos se indentificó como historiador, el otro como cónsul. En palabras del propio Segal Estoy convencido de que eran agentes de la CIA.

Una de las características más notables de la teoría de Segal es que nadie se haya tomado la molestia de comprobarla, a pesar de lo relativamente fácil que sería contando con los servicios de un laboratorio bien dotado.
El hecho de que la teoría de Segal, que podría suponer una pista perfectamente válida a la hora de desarrollar un tratamiento o vacuna para la enfermedad, haya sido silenciada completamente en Estados Unidos y encontrado muy escasa difusión en Europa, hace pensar en una mano negra que pretende ocultar la verdad.

En cambio, la teoría oficial sobre el origen de le enfermedad tuvo una difusión extraordinaria en los medios de comunicación. Según ésta, el VIH se habría originado entre determinadas especies de monos africanos , de los que habría pasado al hombre a partir de una mutación.
Los primeros casos documentados de sida en África datan de 1983 (según parece relacionados con la vacunación masiva contra la polio), mientras que mucho antes -en 1979- comenzaron a registrarse casos entre la comunidad homosexual de Nueva York.

Existen evidencias de que, durante la primera mitad de la década de los setenta, Robert Gallo estuvo trabajando para la CIA en el marco de un proyecto secreto denominado MK-Naomi (Según el Dr. Boyd E. Graves, M y K son por los co-autores del virus del SIDA: Robert Manaker y Paul Kotin, y NAOMI por: Negroes Are Only Momentary Individuals) relativo al desarrollo de armas biológicas, muy similares a lo que hoy conocemos como el sida o el ébola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada