miércoles, 12 de mayo de 2010

CONCLUSIONES

Los conflictos por causas religiosas y económicas continúan y a ellos se han sumado dos factores de violencia: el narcotráfico y el terrorismo.
La esperanza de un mundo mejor esta en los jóvenes que tendrán que aprender de errores cometidos por sus mayores. Reconocerán que una sociedad armónica solo puede darse en un ambiente de tolerancia, igualdad y paz.

El futuro inmediato deberá resolver las desigualdades tan grandes que existen entre los países pobres y ricos.

El deterioro ambiental debe frenarse al lograr que todos los ciudadanos del planeta tengan conciencia de su compromiso con la naturaleza y los científicos tendrán que enseñarnos como continuar el desarrollo y el progreso humano sin dañar nuestro planeta. Existe esperanza para el mundo, mientras haya jóvenes que sueñen en un mañana mejor y trabajen por alcanzarlo.Justificar a ambos lados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada